miércoles, 9 de marzo de 2016

DIY - Frasco de la calma



Hace tiempo que circulan fotos por todos lados. Muchas madres preguntan por él en grupos de facebook... Así que aquí está la receta del frasco de la calma!

El frasco de cristal de inspiración Montessori que promete tranquilizar a los niños. Eficaz contra la rabia y el estrés, permite distraer la atención del niño de aquello que le causa un conflicto y conseguimos centrarla en el frasco.

Materiales

1 recipiente con tapa (la idea original era de cristal)
Agua caliente
Pegamento transparente o silicona fría
Glicerina líquida
Purpurina a elección
Colorante a elección también

Empezamos llenando el bote con agua caliente hasta la mitad. Añadimos un buen chorretón de silicona fría (puedes echar la que quieras, a más silicona, más despacio se moverá la purpurina dentro) y un par de cucharadas de glicerina líquida. Añadimos unas gotas de colorante y removemos bien con una cuchara. Por último, añadimos toda la purpurina que queramos (nosotras añadimos incluso unas estrellas doradas) y terminamos de rellenar con agua caliente. Pegamos la tapa con silicona caliente, para evitar que pueda abrirse accidentalmente.



A mi hija le ha encantado! De hecho, hice otro para mi sobrina que esperamos poder darle pronto! :D

1 comentario:

  1. Nosotros hicimos uno hace tiempo, pero nos quedó de color un poco raro... El Peque por el momento no le hace mucho caso, pero a mi me viene genial con sus rabietas (cuando son fuertes) para relajarme yo, y luego poder tranquilizarle :D

    ResponderEliminar